lunes, 29 de abril de 2013

Abrir grietas
en la piel,
para que pueden salir todos esos demonios.

Taladrar
el cráneo
con un balazo,
como única manera de eliminar tanta condena.
De veneno, polvo y adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario