martes, 22 de enero de 2013

Repetir

Y cuentas y cuentas sabiéndote que eres un disco rallado.
Y te retiras al silencio, al no pensar, a la jaula de la felicidad.

Prefiero repetirme
prefiero equivocarme,
tropezar con esa maldita piedra.

Pero que mis dedos corran por el teclado, que la pluma vuele sobre el papel...
Esta libertad,
ante el folio en blanco,
ante un mundo por andar,
esta pena de saberte perdido.
Esto no lo cambio por nada.

Y si sueno como el viejo cuento,
y si sigo oliendo a madreselva y no me quito la peste de princesa,
A quién carajo le importa?



Te ansío
tanto cómo te temo.
Soledad.
Enfrentarme al mundo sola,
sin la falsa máscara de que hay alguien a mi lado.
Porque estás.
Pero no hablas,
pero no haces,
pero no amas.

Enfrentarme,
 al monstruo del rincón frío y oscuro, de las camas vacías y los teléfonos sin llamadas,
antes que toda esta Nada.